Nueva York, 24 de septiembre. La primera dama, Ana García de Hernández, visitó este lunes el Centro de Atención Integral Cayuga en Nueva York, en el cual hay 271 niños, niñas y adolescentes migrantes hondureños.

La esposa del presidente Juan Orlando Hernández dialogó con los menores hondureños, quienes en su mayoría migraron de forma irregular por una reunificación familiar.

Algunos son de los municipios de San Pedro Sula, Choloma, Tegucigalpa, Catacamas, Puerto Cortés y El Progreso, entre otros. Junto con la Primera Dama, con mucho entusiasmo cantaron el Himno Nacional de Honduras.


“Como Gobierno hemos estado apoyando a través del cónsul en Nueva York en los procesos legales de los casos de estos menores”, dijo la señora de Hernández.

Actualmente, en dicho centro están 20 menores que fueron separados bajo el programa migratorio “Tolerancia Cero”.

Ana García de Hernández motivó a los niños y adolescentes a sentirse orgullosos de ser hondureños, a estudiar y lograr cumplir sus metas. También les entregó un recuerdo de Honduras.

Las autoridades de Cayuga, por su parte, le explicaron a la Primera Dama el impacto psicológico sufrido por algunos menores que llegaron de manera irregular con sus padres e inesperadamente fueron separados por la implementación de la política migratoria estadounidense “Tolerancia Cero”, por lo que tuvieron que brindarles a profundidad atención psicológica.


Acompañaron a la Primera Dama, la vicecanciller de Asuntos Migratorios, Nelly Jerez, y el cónsul de Honduras en Nueva York, Juan Diego Zelaya.

Sobre Cayuga

En Cayuga se brinda apoyo a los menores con edades entre cero y 17 años y medio, y son colocados en un hogar seguro con ambientes adecuados; a su vez llegan al centro durante la semana para participar en un programa escuela mientras se está a la espera de una deportación o reunificación familiar. Este programa de atención integral es administrado por la Oficina de Reasentamiento de Refugiados de los Estados Unidos.