Enlaces Noticia: La Tribuna

Nueva York, 25 de septiembre. El presidente Juan Orlando Hernández explicó hoy la fórmula que le ha permitido mejorar las condiciones de vida de más de 170.000 hondureños, en el evento Pobreza Multidimensional para Seguir el Progreso de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, donde fue uno de los oradores principales.

El evento de alto nivel fue organizado por el Gobierno de Panamá en el marco de la 73° Asamblea General de las Naciones Unidas, que reúne más de 140 líderes mundiales.

En su disertación el mandatario hondureño detalló que desde 2015 su Gobierno comenzó a medir la línea de pobreza a través de la Iniciativa de Pobreza y Desarrollo Humano de la Universidad de Oxford.

Estas acciones permitieron reducir entre 2013 y 2016 la pobreza multidimensional de 74.2% a 70.7%, es decir, más de 170.000 hondureños dejando la condición de pobre, detalló.

Explicó que los logros de Honduras en la reducción de pobreza fueron confirmados recientemente en un informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que destacó la reducción de la pobreza extrema de 71.8% al 59.6%, lo que ha significado sacar de la pobreza a más de 30.000 familias hondureñas.

Raíces profundas

El presidente Hernández aseguró que la pobreza es un problema estructural con raíces muy profundas, no solo en Honduras, sino en la gran mayoría de los pueblos del mundo.

Estos espacios, como el evento celebrado hoy, son trascendentales para intercambiar las experiencias exitosas encaminadas a combatir con efectividad la pobreza sin dar pasos en falso, porque de por medio está la seguridad y dignidad del ser humano, declaró a la vez que agradeció al presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, por la invitación al encuentro.

“Honduras tiene mucho que decir sobre la disminución de la pobreza extrema, un problema con raíces muy profundas que amenaza la paz social, la prosperidad y el crecimiento económico con justicia social de nuestras naciones”, declaró.

Explicó que para combatir la pobreza es fundamental conocer las causas estructurales y las raíces de este problema social que genera inseguridad, desigualdad e inequidad.

“Como Gobierno siempre estuvimos convencidos de que la pobreza no se debía medir solo por ingresos sino de forma multidimensional”, expresó.

Líneas de acción

El presidente Hernández detalló que las mediciones anteriores estaban basadas en ingresos y no arrojaban resultados concretos para atacar las raíces del problema.

“Como Gobierno responsable y humanitario necesitábamos saber quiénes eran los pobres y dónde estaban para enfocar en ellos todas nuestras energías y recursos”, manifestó.

En este sentido, indicó que su Gobierno trabajó en tres líneas de acción, dos de ellas identificar los factores de pobreza multidimensional y reducir la brecha de las desigualdades e inequidades.

Además, la tercera línea contempló mejorar las condiciones económicas del país, lo que se traduce en un beneficio directo al bolsillo y condición de vida de cada ciudadano, así como acciones encaminadas a la generación de inversiones y empleo, potenciando sectores claves de nuestra economía.

Modelo de Oxford

Hernández detalló que, siguiendo el modelo de Oxford, la pobreza se mide a través de 15 parámetros que contemplan acceso a sistema de agua y saneamiento, tipo de combustible para cocinar, años de educación, asistencia escolar, analfabetismo, seguridad social, subempleo, trabajo infantil, acceso a electricidad, hacinamiento, acervo patrimonial, material de los pisos, techo y pared.

“Con estos parámetros, definimos una ruta clara para el desarrollo con justicia social, y con mucho entusiasmo queremos decirle al mundo entero: estamos viviendo un momento histórico, estamos avanzando como nunca antes, pero nos falta mucho”, manifestó.

Destacó que su Gobierno estableció una estructura basada en ocho ejes de acción que marcan la ruta para reducir la pobreza multidimensional: Vida Mejor, Salud para Todos, Campo a la Mesa, Vivienda e Infraestructura, Educación de Calidad, Turismo, Unión Aduanera y Seguridad Ciudadana.

“Esta ha sido nuestra fórmula para reducir la pobreza multidimensional. La receta no ha sido fácil pero ha valido la pena y no vamos a retroceder” expresó el gobernante hondureño.

Agradeció el respaldo de cooperantes internacionales, organizaciones no gubernamentales, iglesias y otros sectores que han apoyado las acciones impulsadas por su Gobierno para reducir la pobreza.

A la vez, llamó a los estados miembros de la ONU a cumplir los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible para poner fin a la pobreza, proteger el planeta y garantizar que todas las personas gocen de paz y prosperidad.

También reiteró su petición al mundo para que la clasificación de países para optar a la cooperación internacional tenga nuevos esquemas, ya que la actual es injusta y castiga a los países que “alcanzamos la renta media o alta”.

“Como país promovemos que la iniciativa para el Índice de Pobreza Multidimensional-Global (IPM Global) se tome como base para construir un nuevo criterio clasificatorio de los países. Esto contribuirá a una forma más equitativa y precisa de clasificar las condiciones en que se encuentran los Estado”, planteó.

Cifras significativas

A través de Vida Mejor, Honduras impulsa el mayor programas de asistencia social de América Latina beneficiando a más de tres millones de hondureños, que han accedido a uno o más beneficios como viviendas sociales, ecofogones, pisos de cementos, techos dignos, pilas, letrinas, filtros de agua, huertos familiares y cría de aves de corral.

En 2006 Honduras se había convertido en uno de los países más violentos, con casi 90 muertes por 100.000 habitantes, las cuales se lograron reducir en más del 50 por ciento en el Gobierno del presidente Hernández con acciones que contribuyen a recuperar la paz y tranquilidad de la población.

La Unión Aduanera permite que Honduras, Guatemala y El Salvador sean la octava economía de América, porque mueven el 70% del comercio regional y representa un PIB de 114.000 millones de dólares (62.5% del PIB de Centroamérica).

Honduras impulsa la política de vivienda más grande de su historia. Con una política de financiamiento bastante agresiva, el Gobierno financia viviendas sociales de hasta 33.000 dólares y viviendas clase media de hasta 91.000 dólares.

Hoy el turismo en Honduras es la industria del presente y del futuro; mediante la promoción del turismo interno, las movilizaciones masivas de Semana Santa y Semana Morazánica dejan una derrama económica de casi 500 millones de dólares y generan miles de empleos temporales para familias emprendedoras, micro y pequeños empresarios.

Se instaló una Comisión Especial para la Transformación del Sistema de Salud, que tiene el reto de anotarse tres victorias tempranas: 100% de abastecimiento de medicinas e insumos, reducción de mora quirúrgica y reducción de tiempos de espera para la cita médica. De la misma manera se han impulsado acciones en materia de educación.

A través de la iniciativa del Campo a la Mesa se ha reactivado la producción agrícola de pequeña y mediana escala, que había sido olvidada y que no tenía acceso a créditos ni a programas de asistencia técnica.

De interés

El Gobierno hondureño, a través del Centro Nacional de Información del Sector Social (CENISS), implementa una plataforma de medición que sirve de base para la distribución de los programas sociales con políticas de inclusión social que se determina mediante el Registro Único de Participantes (RUP), una herramienta de medición para identificar los hogares en pobreza y pobreza extrema que son focalizados utilizando la metodología de Índice de Pobreza Multidimensional (IPM).